jueves, 25 de febrero de 2010

Orlando Zapata



Una lágrima más, una persona encarcelada y muerta por ejercer su libertad de expresión. Más hipocresía, hay muertos que no duelen, que no existen, que no importan. Pero por cada voz que intenten callar saldrán otras, y el eco se multiplicará.
Una lágrima más de las muchas que derramo cuando leo sus testimonios,  yo poco tengo que decir, sólo que me conmueve el sufrimiento de estas personas que están en las cárceles, el de sus familias, sus amigos.
Dejo de nuevo los testimonios de los Presos Cubanos, os pido que los leáis, que os mimeticéis con su sufrimiento...Sobran las palabras y faltan hechos.
Mi humilde contribución en forma de denuncia, si alguien lee este blog, pido que incluya una entrada con el enlace a Voces tras las Rejas en el suyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota.Pero no se deje engañar,
es realmente un idiota

Pásate por EL VIERNES y tómatelo con humor

Yo busco por tí